Joven con temor a/experimentando ser corrida de la casa después de revelar un embarazo

Una joven de trece años de Massachusetts, un estado que cuenta con una ley de involucramiento de los padres de familia, fue violada por el novio de su madre. Cuando ella se embarazó, sintió que no podía recurrir a su madre. Sin embargo, al saber que para poder tener un aborto tendría decírselo a su madre u obtener una orden de un juzgado, decidió que simplemente no podría enfrentar a un juez. Ya sin ninguna otra opción, se lo contó a su madre. La respuesta de su madre fue llamarla una “mujerzuela” y la corrió de la casa.

A la edad de trece años, una joven de Missouri vio como su hermana de dieciséis años fue golpeada por su padre después de haberles contado a sus padres que estaba embarazada y que planeaba tener un aborto. Después de sacar a la hermana junto con toda su ropa fuera de la casa, el padre ordenó a los hermanos menores que pusieran en cajas las pertenencias de su hermana y las llevaran a contenedor de basura. Después de eso se prohibió a la familia entera tener cualquier contacto con la hermana mayor.

Una joven tenía cuatro hermanas mayores, cada una de ellas se embarazaron siendo menores de edad. En respuesta a la noticia del embarazo de cada una de las hermanas, los padres las corrieron de la casa. Esta joven fue una excelente estudiante, obtuvo una beca universitaria y en general, sentía que tenía toda una vida por delante. En base a lo que había visto, temía que si sus padres descubrían su embarazo, la correrían de la casa también, destruyendo sus sueños a futuro.

Otra joven tuvo una hermana que fue corrida de la casa por sus padres cuando se embarazó como “castigo por su pecado”. Desde entonces, sus padres han actuado como si ella fuera hija única. Esta joven no quiso perder su familia ni su casa, o tener la sensación de que ella nunca ha existido para su familia.