Joven con temor a/experimentando violencia y abuso emocional

Una joven vivía con su padre, quien la atemorizaba casi todo el tiempo. Además de temer por su seguridad, ella prefería no decirle a su padre sobre su embarazo porque creía que reaccionaría llamándola mujerzuela y presentando una petición de hijo con necesidad de supervisión en un juzgado juvenil, algo que ya había hecho en el pasado.

Una hermana adulta de una adolescente embarazada reveló a una clínica que desde que supieron del embarazo de su hermana, sus padres se habían dedicado durante largo tiempo en degradar a su hermana (por ejemplo, al llamarla repetidamente mujerzuela y decirle que no era una buena persona) y aislándola de toda fuente de apoyo externo. La adolescente embarazada se había deprimido tanto que temía que ella tratara de suicidarse. La hermana mayor pensó que la situación era tan terrible que llamó a DCFS.