Jóvenes protegiendo a sus padres

Una joven creció en un hogar con violencia en el cual su hermano emocionalmente perturbado la había atacado, eventualmente él fue enviado a vivir en un grupo. Ella no dijo nada de su embarazo o de su decisión de abortar a sus padres porque tenía miedo de que la noticia de su embarazo fuera aun más estresante y una carga más para su madre quien ya estaba batallando en coordinarse con la atención de su hermano. Ella temía que si le decía a su madre de su embarazo ella también sería retirada de la casa.

Una joven sintió que no podía decirles a sus padres acerca de su embarazo y aborto porque ellos ya estaban tratando con el hecho de que su hermano se había suicidado dos semanas antes.

En otro caso, la madre de una joven acababa de ser diagnosticada con un tumor cerebral, y ella no quería agregar más estrés a sus padres.

Otra joven no quería involucrar a sus padres quienes estaban enfrentándose al hecho de que su padre acababa de perder su empleo.

Una joven no le dijo a su madre de su embarazo y aborto porque su padre había sido brutalmente asesinado unas cuantas semanas antes.